¿Cuántos tipos de puertas blindadas hay?

¿Cuántos tipos de puertas blindadas hay?

El tema de la seguridad se ha vuelto cada vez más relevante en los últimos años, y la pregunta que toda familia no puede evitar hacerse es: ¿Es mi hogar realmente seguro? ¿Mi puerta principal es realmente a prueba de ladrones?

El mercado de las llamadas puertas blindadas se ha desarrollado considerablemente en la última década. Una puerta de buena calidad debe resistir los intentos de romperla, sacarla de la pared o cortarla, además debe ser fácil de abrir y cerrar durante años o décadas.

Una puerta blindada se distingue de una puerta común por sus materiales y construcción. Además, por tener una cerradura segura, como las que instalan los mejores expertos que trabajan en cualquier cerrajería de Barcelona. Así que primero definiremos a qué se puede llamar una puerta blindada, y a qué no.

¿Cuántos tipos de puertas blindadas hay?

Características de una puerta blindada

Una auténtica puerta blindada debe estar fabricada con materiales muy resistentes, lo que le confiere unas características especiales de protección frente a ataques y aperturas forzadas. El material de construcción más común es entonces el acero.

Una puerta blindada de buena calidad está fabricada íntegramente en chapa de acero con un espesor mínimo de 3 mm o fibra de vidrio de resistencia equivalente. Por fuera se puede recubrir con madera u otros materiales con fines decorativos.

Por supuesto, cuanto más gruesos y de mejor calidad sean los materiales estructurales, mayor será la resistencia a las agresiones externas.

Normas de la UE y tipos de puertas blindadas.

Las puertas blindadas están certificadas según 4 normas de la UE (UNE ENV 1627, 1628, 1629, 1630) que las dividen en 6 clases de seguridad. Estos se diferencian (en orden ascendente) por el tipo de herramienta que un ladrón potencial podría usar para entrar.

  • Clase 1: Resisten sólo la fuerza física de la persona que intenta entrar.
  • Clase 2: Resisten intentos de penetración externa con herramientas simples como destornilladores, alicates, etc.
  • Clase 3: Resisten el ataque o la apertura forzada con una palanca.
  • Clase 4: Resisten ataques con cinceles, martillos, hachas, sierras manuales, taladros eléctricos, fresadoras, etc.
  • Clase 5: Resisten los ataques con taladros de alta potencia y otras herramientas eléctricas como sierras o amoladoras, etc.
  • Clase 6: Resisten los intentos de un ladrón habilidoso que además usa herramientas de alta potencia.

Cada tipo de puerta debe someterse a ensayos de resistencia, tras los cuales se emite el correspondiente certificado de clase.

Deben estar instaladas correctamente

Para una máxima protección, todo el sistema de puerta blindada (que además de la puerta incluye el marco de seguridad) debe ser instalado por un técnico calificado. Además, las cerraduras deben estar instaladas por cerrajeros profesionales.

Una correcta instalación es lo que dificulta el desmontaje del marco de la puerta, que debe fijarse a la pared en varios puntos y con anclajes suficientemente largos.

De hecho, un ladrón experimentado por lo general no se molesta en encontrar una forma de abrir una puerta si es más fácil atacar directamente el marco.

Eligiendo la puerta que mejor se adapta a tus necesidades

La pregunta que surge de inmediato es: “¿cómo elijo una puerta blindada específica que satisfaga mis necesidades? Desafortunadamente, no hay una respuesta simple. Todos deben considerar su situación financiera y decidir cuánto están dispuestos a invertir.

Los expertos en cerrajería siempre recomiendan elegir al menos una puerta de clase 3 para un apartamento normal. Sin embargo, se recomienda seleccionar una clase superior, como 5 o 6, para ciertos requisitos de seguridad.

Como dice el dicho, “más vale prevenir que curar”. No se puede enfatizar lo suficiente que invertir en seguridad siempre es una gran decisión para que no tenga que pagar por ello mucho más tarde (tanto financiera como psicológicamente).

Pedro Delgado

error: Content is protected !!