Conociendo los grados de riesgo en una casa

Conociendo los grados de riesgo en una casa

A menudo las casas, coches y demás propiedades son robadas, pero no siempre las personas tienen claro cuáles son los dispositivos que deben instalar para evitar que sus bienes sean robados, por lo que deben consultar especialistas al respecto.

Los cerrajeros hacen referencia a que cada casa dispone de un determinado grado de riesgo, lo que hace posible que cada propiedad tenga necesidades de seguridad definidas y pueda elegir un producto de acuerdo a la categoría a la que pertenezca.

Es necesario entender el concepto de grado de riesgo aplicado a casas, sobre todo porque cada ladrón se interna en las casas en función del perfil o resistencia al robo que éstas posean, en torno a un conjunto de características definidas.

1. Casas con riesgo bajo

Son viviendas que se encuentran localizadas en áreas residenciales pertenecientes a la clase media, ya sea casas o pisos que dispongan de una densidad alta de habitantes, quienes ocupan sus propiedades continuamente y durante todo el año.

Esto significa que los ladrones tienen poco campo de acción, pues los vecinos del lugar están al pendiente de los movimientos del hampa, además que el ladrón se esfuerza poco por internarse en las casa, pues considera que los objetos en estas casas tienen poco valor.

Las casas de riesgo bajo son atacadas a través de métodos como el apalancamiento, el ganzuado, bumping, impresioning. En este tipo de casas se recomienda instalar escudos, cilindros de seguridad, puertas acorazadas de gama baja, cerrojos y cerraduras multipunto.

2. Casas de riesgo intermedio

Los ataques en estos tipos de casas van mucho más allá, pues las viviendas pertenecen a personas de estratos medios y altos, cuya densidad de vecinos es menor en relación a la de las casas de riesgo bajo. La ocupación de las viviendas no es permanente.

En este caso, las técnicas que emplean los ladrones son más especializadas, y por ende el maleante que roba este tipo de casas cuenta con conocimientos más extensos de métodos de robo, además de que es más osado.

Las técnicas que se emplean para robar en estas casas, son todas las mencionadas en las de riesgo bajo, talado severo, butrón con herramientas manuales, y muchos otros. Se recomienda instalar rejas de seguridad, puertas acorazadas de grado superior, sistemas de alarmas, además de cerraduras resistentes al impacto.

3. Casas de riesgo alto y muy alto

Las características de este tipo de viviendas son muy similares entre sí, pues la densidad de vecinos es variable, además de que las personas que poseen estas casas son de un nivel social privilegiado, y disponen de propiedades que saltan a la vista de los malhechores.

Está demás decir que los ladrones no temen al riesgo que conlleva internarse en estas casas, ya que si realizan “bien” el trabajo, se pueden ir con una buena porción. Se emplean métodos de robo de los dos riesgos anteriores, además del apalancamiento severo.

Para estos casos, ya el propietario deberá almacenar sus pertenencias en otros lugares, como almacenes o bancos, o bien instalar cajas fuertes, además de incorporar puertas de seguridad de nivel superior.

Pedro Delgado

error: Content is protected !!